orlando jimenez leal es cineasta y su film P.M. (1961) provocó la ira de Josefina la Cantora.  Nació en Regla en 1941 o 1942 (más allá de la Bahía y entre los muelles) y todavía sigue tan campante.  No ha estado en Moscú, ni en Grecia, ni en Addis Abeba; por eso cree como Heidegger que el cine es el fundamento que soporta a la poesía.  Ha leído a Borges, Lovecraft y Ouspensky y le gusta Raquel Welch y cierta sonrisa de Richard Burton en “El espía que regresó del frío”.  Conocedor de los caracoles y las cartas marcadas, cree en el cine como magia y asegura que los futuros magos serán directores de cine.

 

 

                “En la ciudad de Atlantis un príncipe espera”...

Natalio Galán

 

Una rosa sangra un sendero aparece

Un unicornio observa

Un planeta se acerca con vapores de incienso

Hacia una ciudad que sueña sobre un mar disecado

En un lejano país de Elipson Eridani

Se han gastado mis días.

Con furiosa pasión de mar decapitado

Un sol muerde a un sapo de agallas tenebrosas

Tu presencia es inútil

Tu imagen eterniza el silencio

Hoy he visto tu piel deshacerse en el fuego.

Las alas de un gato que todavía no ha muerto esperan

en silencio a la reina hechicera

Una capa una espada y una lanza han protegido a Odd

de su destino de azufre

Hjorleif hijo de Haif arroja su flecha a un

gigante y lo hiere en un ojo

Una montaña que habla le muestra sus senos al pulpo

Entre el mercurio y al cristal se ha formado tu imagen

            en la sangre del tigre.