Portada 

Números Anteriores

Enlaces

Contacto

Toda aparición de una revista literaria implica un optimismo feroz por parte de aquellos que la publican.  Alacrán Azul se adhiere con firmeza a esa tradición centenaria.  Proclamamos nuestro optimismo en un gran alarido poético sobre las realidades del mundo.

EXORDIO

ver más

 
   
Mi primer encuentro con Lydia Cabrera tuvo lugar en el lobby de un hotel neoyorkino, mientras las nieves de enero azotaban las calles.  Venía de París, donde había sido invitada de honor a un congreso de antropólogos celebrado en esa ciudad.  Iba rumbo a Miami; habita allí desde el año 1960 en que salió de Cuba. 

Vislumbración de Lydia CABRERA
José A. Arcocha

ver más

 
 

 

Jicotea quería volar.  En una esterilla de sol, miraba al cielo desde el patio oloroso a hierbabuena y albahaca, mientras su moana torombola refunfuñaba y barría más que escoba nueva de palmiche, sacudía sus muleles y, a grandes chorros de plata, baldeaba el suelo. 

El vuelo de Jicotea
Lydia Cabrera

ver más

 

   

Esta entrevista con el autor de Tres Tristes Tigres fue hecha por el periodista Kjell A. Johansson para el diario sueco “Expressen”, donde apareció publicada el verano de 1969.  Alacrán Azul obtuvo de GCI el texto original (inédito) en español, que a continuación reproducimos.

Una entrevista con Cabrera Infante
Kjell A. Johansson

ver más

 
   

“… El fragmento de novela que les envío es el final de Tres Tristes Tigres, que nunca incluí en el libro porque había demasiado simetría ya para añadir esa parodia.  Por casualidad hace poco que me llegaron unos baúles dejados en Bruselas que tenían muchas notas y fragmentos míos..."

Meta-Final
Guillermo Cabrera Infante

ver más

 
   

CALVERT CASEY IN MEMORIAM
Fernando Palenzuela
CALVERT CASEY (1923 – 1969)  
Natalio Galán
A CALVERT CASEY
Alberto Baeza Flores

Calvert Casey in Memoriam

   
   

Desde el primer domingo que lo vi me pareció una mula de monosabio, con sus tirantes de terciopelo pespuntados con filamentos de oro, sus sortijas con pedrerías de colores en todos los dedos y su trenza de cascabeles, trepado sobre una mesa en el puerto de Santa María del Darién, entre los frascos de específicos y las yerbas de consuelo que él mismo preparaba y vendía a grito herido por los pueblos del Caribe

Blacamán el Bueno, vendedor de milagros
Gabriel García Márquez

ver más

 
   

POEMAS
Ben-Ami Fihman

LIBERTAD COLOR DE HOMBRE
Fernando Palenzuela

LOS LIMITES DEL SILENCIO
José Antonio Arcocha

Poemas

   
   

Donají no quiso visitar al gordo en el hospital.  Pensó que íbamos a presenciar el momento en que los cirujanos vaciarían de grasa el montgolfiérico cuerpazo, o que Sarro estaría erizado de sanguijuelas, o sumergido en disolventes, o alimentado por lavativas, envuelto en gasas y desinfectantes o algo peor.  Y la verdad es que yo, para alarma de Lalka, creía lo mismo, pues soñé que tratamientos así eran adecuados para acelerar la recuperación de paralíticos. 

Obsesivos días circulares
Gustavo Saínz

ver más

 
   

De todos los indicios, aquel de la palabra señalaba, con más certeza, el embarazo de la nueva tendencia.  Había otras señales —que no sólo por un gesto se define el bailarín— apuntando como la fermentación se apropiaba nuevos giros.  La dramatización sobresalía entre las señales, hacía sus más insistentes demostraciones.

Barroco 
termina 
con B

Natalio Galán 

ver más

 
   

todo está comenzando, todo ha comenzado ya, todo está por comenzar; nunca se sabrá hasta el fin de los días de eroticismo inmitigable, nunca se podrá tener la certeza de nada hasta quizá después haber finalizado el proceso indicado por la trayectoria de los planetas.

Actitudes no verbales
Constantino Manuel Torres 

ver más

 
   

Comencemos por los superlativos: El mundo alucinante es, junto a Tres tristes tigres, Paradiso, Cien años de soledad y Rayuela una de las cumbres de lo que se ha dado en llamar la nueva novela latinoamericana.  Esta novela, escrita en 1966 cuando el autor tenía apenas 23 años, constituye un fenómeno de precocidad literaria sólo comparable con Rimbaud escribiendo a los 19 su Temporada en el infierno o al misterioso Conde de Lautreamont que finalizó Los Cantos de Maldoror a los 24.

El mundo alucinante de Reinaldo Arenas
José A. Arcocha

ver más

 
   

El título de estas notas quizá sorprenda a muchas personas, entre ellas al propio Mijares, ya que su nombre pertenece a la historia de la pintura cubana y no a la de su literatura.  A primera vista este último encasillamiento  parece justo, si nos atenemos a que la mano serpentina de Mijares nunca ha escrito un verso.  ¿Por qué, entonces, el nombre de poeta asociado a su persona?  Expliquémosnos.

El poeta Mijares
J.A.A. y F.P.

ver más

 
   

Desde hace poco más de un año, vienen haciéndose notables, ciertos signos que bien podrían considerarse alarmantes, con respecto a la evolución de la así llamada “Nueva Narrativa Latino-Americana”.

Cronología de un derrumbe: Cortázar y Fuentes
Claudio B. Charosky

ver más